10/6/21

Primera dosis de la vacuna, ¡a por la segunda!

 

En esta pandemia no todos han vivido lo mismo, ni han sufrido lo mismo. Los primeros son los familiares de aquellos que han fallecido, muchos de los fallecidos ni siquiera figuran como víctimas del COVID. Mi cariño hacia ellos por esa pérdida tan inmensa. Luego están los sanitarios. Como esposo de una enfermera de UCI he visto lo que estos profesionales han sufrido, y me refiero en particular a los que han estado en primera línea, sudando hasta el desmayo en trajes EPI, dejándose la piel y sin dar a basto entre dramas a los que no eran ajenos. No quiero dramatizar, ni soy yo quien para hablar de lo que han pasado, mi mujer está bien, tranquila, pero no quisiera volver a pasar por lo que ha pasado. Así que cuando esta tarde obedecía las instrucciones que el personal sanitario nos daba con tanta amabilidad me emocionaba ver el trabajo de los maltratados profesionales de la salud. 

En contraste escuchaba con fascinación y repulsa las conversaciones de los pacientes. Por un momento me sentí tentado a ponerme mis auriculares para evitar escuchar las sandeces de una señora que se permitía sospechar de las vacunas, pero sin saber muy bien por qué, a esto le llamamos "escuchar campanas". El conspiracionista perezoso es el peor de todos los conspiracionistas, ni siquiera se ha molestado en documentarse ni leer nada, pero se permite el orgullo de presumir de su ignorancia y de sus sospechas. 

 Me vais a permitir una reflexión dirigida a los fans de las nacionalizaciones y odiadores de las empresas: ¿os imagináis cómo se hubiera combatido la pandemia desde la administración pública? hubieran tenido que debatir, asignar fondos, quizás asignárselos a los amiguetes, se hubiera perdido la mitad de fondos, se hubieran puesto a fabricar vacunas, pero como les faltaba dinero hubieran tenido que volver a pedir dinero, y al final, a los tres años habrían empezado a distribuirlas con un coste muy superior. La administración, en manos de políticos sin estudios ni experiencia es lo más ineficiente. Por otro lado, quiero defender el sector público, porque los profesionales de los hospitales, que se han organizado de maravilla, están vacunando a buen ritmo. El problema es la burocracia y los políticos que tenemos, y los amigos de los políticos, tan inútiles como ellos, y colocados a dedo, y todos con miedo a que hablen mal de ellos, y por lo tanto esforzándose más en dar discursos bonitos y culpar a otros de sus errores. Por lo demás no he tenido efectos secundarios, más allá de cierta sensibilidad en la zona del pinchazo.

Mi iPad Pro 2021 11": https://amzn.to/3vjHJRK
Mi teclado Logitech K380: https://amzn.to/2Rv6yeZ
La funda  de mi iPad Pro: https://amzn.to/3v8aEIm

1 comentario:

  1. Solo una puntualización sobre la nacionalización: justo lo que comentas ocurre exactamente en cuando es una empresa privada: pliegos de requisitos hechos para que solo la empresa que ellos quieran sea la ganadora, comisiones, etc..

    El problema no es ese, el problema lo dices tu mismo: los políticos sin educación (que tendrían pase si se rodearan de los asesores adecuados) y lo peor de todo: corruptos. Si hay corrupción, falla cualquier sistema.

    ResponderEliminar

Tolerancia cero con las faltas de respeto, palabras malsonantes y comentarios denigrantes sobre la sublime saga de Stars Wars..