26/10/18

Nuevo carnet y alta en todos los servicios

Finalmente me llegó el carnet. Ha tardado lo suyo porque en el primer envío la dirección estaba mal y vino rechazado, así que tuve que hacer gestiones para conseguir el permiso definitivo. Pero bueno, al final llegó.

La razón por la que quería el permiso "pata negra" es porque para registrarte en varios servicios de alquiler de vehículos vía app necesitas el carnet de toda la vida. No vale con el papel que constituye el permiso provisional.

¿Qué atractivo tienen esos servicios? por un lado la posibilidad de probar vehículos eléctricos. El alquiler de estos (motos y coches) es muy sencillo, se gestiona desde una aplicación y facilita mucho la tarea de moverse por una ciudad como Madrid, y más ahora, que nuestra alcaldesa quiere reducir la contaminación restringiendo de manera severa la circulación de vehículos de combustión. Ayer y hoy he tenido que salir de Madrid por temas de trabajo y llama mucho la atención ver la "boina" de contaminación marrón encima de nuestra ciudad.

A estas horas ya estoy registrado en: Car2Go, Zity, eMov, eCooltra, Coup, ioScoot, Movo y Wible.

¿Los voy a usar?, lo cierto es que MUY ocasionalmente. Muchos de estos servicios están pensados para moverte por la ciudad, por lo que el Metro me parece la opción más atractiva, es rápido, puedes leer y no hay que aparcar, además de ser barato (yo me tengo que sacar el abono mensual, sí o sí). Podría usarlos si acaso tuviera que desplazarme con más gente, a una zona de Madrid sin estación, o tuviera que ir cargado.

Los servicios que me resultan más útiles son los de alquiler de coches más orientados no a un servicio por minutos, sino por horas, o días. Estoy dado de alta en Bluemove, que ofrece ese alquiler, ¿lo malo? es que la recogida y entrega del vehículo debe ser en el mismo parking en el que lo recogiste. Aunque el tema del precio es algo relativo. La empresa Zity tiene packs de horas que salen muy económicos, 4 horas por 21 Euros, sin gastos de combustible (los alquileres de eléctricos rara vez te cobran el kilómetro, a no ser que superes una cantidad elevada de kilómetros recorridos). 21 Euros por 4 horas me parece un precio muy bueno, sobre todo porque puedes dejar el vehículo en una amplia zona de Madrid que va más allá de la M-30.

Ahora mismo mis opciones favoritas son: Zity, eMov y Wible, siendo el "problema" de Wible que no cubre las mismas zonas que sus competidores, y eso es un fastidio.

Algún día, conforme las restricciones de tráfico sean más severas no nos quedará más opción que tener que usar estos servicios. Por un lado estará bien, disfrutaremos todos de una ciudad más limpia, lo cual las personas con asma, alergia, niños y personas mayores lo disfrutarán mucho. Por otro lado el tráfico debería estaf mucho más descongestionado, ¿o no?.

¿Has visto los nuevos altavoces de Amazon Alexa? ¡Mira qué precios en este enlace!.

15/10/18

Contenidos premium

Estoy trabajando en algo nuevo. Nuevo en un sentido, porque ya hay otros que están haciendo lo mismo.

Estoy montando un podcast especial, un episodio con contenidos más trabajados de lo normal, que han requerido cierta investigación y hacer un guión algo más elaborado. Será un podcast más largo de lo normal, inicialmente lo ofreceré a cambio de una cantidad pequeña (estoy pensando en 2 Euros) y luego hacerlo público sin coste alguno, quizás pasado un mes. De momento os puedo decir que llevo más de una semana trabajando en él y estoy muy ilusionado por cómo quedará.

No es que vaya a monetizar el podcast, pero si quiero cubrir algunos gastos que estoy teniendo y también dar a algunos seguidores la oportunidad de apoyar Vidas en red. Si alguien no quiere, o no puede pagar esa cantidad no pasará nada porque en un mes podrá disfrutar del episodio sin coste. Es decir, esto es algo PUNTUAL, no regular, afecta sólo a un episodio, y si en el futuro vuelvo a hacerlo lo haré en los mismos términos.

En el pasado los seguidores de Vidas en red han mostrado su generosidad apoyando a proyectos como el de los pendrives libre, y muchos otros han apoyado sin necesidad de venir a cuento. La forma de apoyar es muy sencillo, en este mismo blog hay un enlace (a la derecha) de contribuir vía Paypal, la otra opción es por medio de enviar salgo a mi cuenta de Amazon que es: juliommd(arroba)hotmail.com. Al apoyar Vidas en red consigues que renueve equipos, cubra costes de conexión y si cubro gastos vuelva a hacer directos vía Spreaker (de más de 15 minutos).

Ahora mismo el episodios especial está listo al 50%, y la parte de conspiraciones (que es el plato fuerte) está totalmente guionizado, las notas las compartiré vía email y más adelante vía post aquí mismo.

11/10/18

Micro placas




Mi relación con la Raspberry ha sido bastante fría. Después de usar Ubuntu, emuladores, Kodi, la dejé en un rincón, la Mi Box hace de Media Center en mi casa, y jugar, pues no soy de jugar. Hace unos días me llevé a una fiesta y perdí un tiempo precioso configurando los mandos para luego jugar a unos juegos birriosos en Openelec (excepto el Doom, claro).

La potencialidad de la Raspberry es mucho mayor que mis casi inexistentes conocimientos. Creo que tiene mucho futuro como dispositivo económico. Pensar que por 30 Euros puedes tener un Escritorio con aplicaciones, es algo muy llamativo. Si por ejemplo, eres un estudiante que vive en una habitación y quiere tener un servicio de descargas pero: a) no quiere una máquina haciendo ruido con su ventilador, b) que tenga un alto consumo, c) que transforme su habitación en una sauna finlandesa, en ese caso una de estas micro placas es el dispositivo que necesita.

Sería genial que algún hacker emprendedor vendiera soluciones listas para usar de Raspberry como: sistema de video grabación, NAS, Escritorio, consola.

Incluso, por esos precios podrías tener más de un equipo haciendo distintas tareas: servidor de descargas, servidor web, Escritorio, o centro multimedia. Claro que si sumamos mucho sale más rentable comprarse un portátil Acer por poco más de 300 Euros.

Sin embargo me atrae también mucho Panda Latte, que es el mismo concepto, pero más caro y con procesadores Intel, por tanto, compatibilidad total con Windows y GNU/Linux. En ese sentido me parece mucho más completa, salvando el precio, claro, y teniendo en cuenta que es Arduino.

Tener un pequeño PC, que te puede servir de MediaCenter, servidor de descargas, emulador de máquinas Arcade, o Escritorio muy funcional es alucinante. Es una idea que me encanta. Cuando en la serie Mr. Robot usan Raspberrys para hackear un data center yo daba saltos de emoción.

Y como es normal, esta tecnología me sugiere muchas ideas para relatos. Uno de mis primeros relatos publicados: “El síndrome de Diógenes” podría tener una variante con estos dispositivos, alguien que monta un super ordenador con un clúster de micro placas y hackea a sus anchas. Un programador que crea una IA con una serie de Raspberry en línea (en realidad serían microplacas de la marca Kyun, que es uno de los fabricantes recurrentes en la ficción que he creado). O un escritor disidente que escribe sus libros prohibidos al margen de la red usando hardware libre creado por anarco-hackers en comunas tecnológicas. Un tipo que monta un servidor de contenidos al margen de los oficiales con un coste mínimo. Os dejo, tengo que escribir...

¿Quieres apoyar Vidas en red? Echa un vistazo a esta Raspberry Pi 3 modelo B en este enlace.

9/10/18

Tras "Viaje a Arcturus" toca "Obedeceré a Dios" de Krakauer


Tras la lectura de "Viaje a Arcturus" (recomendada por mi amigo Santi, el guitarrista de la Reforma) inicio un libro que llevaba tiempo esperando. Pero antes permitidme que os ponga en situación.

"Viaje a Arcturus" de David Lindsay (y prólogo de Alan Moore, nada menos) es una novela de 1920 que llama la atención por lo original. El mismo C. S. Lewis reconoció que su trilogía cósmica se vio influenciada por la misma. Yo diría que bastante influenciada, no tanto por la historia, sino por la exhuberancia imaginativa de Tormance, ese planeta alienígena, tan alienígena que tiene cinco colores básicos (dos más que los nuestros). No me atrevo de hacer un resumen de este libro, sólo os diré que ni siquiera hoy, tras tantas páginas de CF ha habido gente que se atreva a crear un sistema alienígena que tenga tan poco de humano. Algo tan extraño que para nuestros ojos sea casi incomprensible, fascinante, extraño, perturbador y poético a la vez.

Tras esta novela me apetecía bastante volver a alguno de mis libros de teología, quizás alguna colección de sermones de algún predicador puritano, pero comencé a ver la serie de HBO "Big Love" que trata de la vida de una familia polígama en Utah. Bill, el padre y marido múltiple procede de una iglesia fundamentalista mormona que practica la poligamia. Más allá de la superficialidad del asunto de un hombre con varias mujeres, tema que tampoco es ajeno a la ficción, la serie entra de lleno en la cultura de esos grupos, y aunque Bill se ha desvinculado del aspecto religioso formal y organizado, vive según los principios del mormonismo original, y el contexto es el contexto de una ciudad con una importante influencia de la "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días" (nombre de la iglesia oficial).

Como sabéis siento una fascinación de hace mucho tiempo por todo lo que tenga que ver con el fenómeno religioso, y en particular con esos grupos marginales como la IFSUD (ver enlace). El libro de Krakahuer, al que conocí gracias al excepcional libro "Hacia rutas salvajes" trata de crímenes acontencidos en la órbita del grupo citado anteriormente. Ya os contaré.

5/10/18

JPod 2018 mirando al periodismo y la monetización


Comienzan las JPOD 2018, un esfuerzo colosal que sólo merece mi reconocimiento y admiración por los que han llevado a cabo tan titánico evento. Veo además que la Fundación Telefónica está por medio (entre otros), así que sospecho que esa es la razón por la que el encuentro tenga lugar en los Teatros Luchana en pleno centro de Madrid.

He estado echando un vistazo a los ponentes, que no son pocos. Veo podcasters, obviamente, pero también periodistas. Muchos periodistas. Algunos títulos son sugerentes: “El papel del podcast en el periodismo”, “Cómo vender tu podcast a patrocinadores”, “Crear, distribuír y monetizar tu podcast en Spreaker ”, “Vivir del podcast ¿Cada vez más cerca?”, “Experiencias reales de monetización de podcast”.

Estos títulos, más el CV de algunos de los ponentes me lleva a las siguientes conclusiones:

1. Podcasting y periodismo son cosas diferentes. Si bien es cierto que el peridiosmo, sumido en la crisis, mira al podcasting como una fuente de expansión, lo cual es lógico, lo que me parece irracional es que el podcasting mire al periodismo como la meta a seguir. Son géneros diferentes. Necesitamos que siga existiendo el periodismo, los informativos y las columnas de opinión. Hago matizaciones, que los podcasters se sienten a los pies de los periodistas está bien, aprenderemos muchísimo, sin duda, pero que miremos a los periodistas y lo que ellos hacen como la meta es un error.

2. El podcasting es género en sí mismo. El podcast es especialización, libertad y experiencia personal. Que un tipo tome su Smartphone y grabe tumbado en la cama o en su coche camino al Polígono es podcasting, con sus defectos y su amateurismo, pero con toda la fuerza del individuo. El periodismo es una disciplina, y como toda disciplina está sujeta a una serie de reglas, líneas editoriales, departamentos jurídicos, jefes de redacción. El podcast no. Además, el podcast es ESPECIALIZACIÓN, hay podcast que hablan de NAS, de Raspberry, o de temas militares. A menudo cuando un periodista se pone a opinar sobre algo que no conoce patina, como ocurre con esos artículos sobre temas científicos o informática. También ocurre cuando un periodista entrevista a un especialista en alguna disciplina: no sabe ni lo que pregunta, y las preguntas que hace son tan desacertadas como las que un servidor haría. Esa es la grandeza del podcasting: se habla de un tema que se domina a fondo, llegan invitados expertos, y los mismos oyentes son unos verdaderos iniciados en el tema.

3. La obsesión con la monetización va a destruir el podcasting. El encanto de lo que hacemos se basa en el factor VOCACIONAL. Grabas, no porque busques beneficios, sino porque amas lo que haces. Grabas para tres personas que disfrutan con tus contenidos, o para cuatro mil. Si ganas algo, bien. Pero cuidado, como comiences a obsesionarte con monetización, como sea tu audiencia la que dicte tus contenidos, como sean las reproducciones las que guíen tu timón: perdiste la magia. El peligro que yo veo es el mismo peligro que ha envenenado a los youtubers: los cantos de sirena de la fama y el dinero. Chicos, esto es España, no Las Vegas. Y estas Jpod responden a la necesidad de los podcasters por saber cómo recibir ingresos, bien por la organización que ha sabido dar respuesta a esa pregunta.

4. Wannabes mezclados con profesionales. Produce cierto rubor ver a profesionales de la comunicación, periodistas, empresarios de los medios, mezclados con tipos corrientes que hinchan su CV con frases como: “CEO y fundador de la red de podcast XXXXX, director del podcast talycual, productor del podcast loremipsum y etc...”. No puedo menos que sonreir. No, no eres CEO de nada, y tu red de podcast son unos pocos amigos. Tus ingresos, si es que recibes algunos, son cacahuetes, no eres Elon Musk, ni Jeff Bezos, eres un podcaster con ínfulas, y todos lo ven, menos tú.

Dicho esto creo que las JPOD son un evento a tener en cuenta, pero sobre todo, una gran kedada de amigos y oyentes que es un referente. El tema de los directos es algo que me fascina y creo que en sí tiene un gancho insuperable, semejante a esos programas de radio en teatros.