2/9/14

La vida desde el otro lado

 photo 20140901_150959_zpsklhmabcs.jpgA ver, que no estoy tan mal. Tengo que guardar reposo y me estoy recuperando de una tonta y vergonzosa caída. Puedo apoyar algo el pie, y tengo algunas molestias, pero más vale que me tome en serio la recuperación, o tendré lesión para largo.

Un amigo me prestó unas muletas, algo fundamental, de lo contrario mis paseos al metro serían una agonía, ya que al no apoyar bien el pie, apoyo partes del pie que se terminan agotando, y los músculos que no están diseñados para sostener todo el pie se acalambran con el esfuerzo.

Lo interesante son las cosas que estoy aprendiendo de ir por la vida con muletas:

1. Andar con muletas es un arte. Vale la pena fijarte bien en cómo colocar el peso, coordinar el paso, mantener el ritmo.
2. Caminar con muletas es un ejercicio intenso. Me pongo a sudar como un pollo, noto el agotamiento en los músculos, tríceps, pectorales, antebrazos..... ¡me voy a poner hecho un toro!.
3. Cómprate unos guantes. Fui a El Corte Inglés y me compré por 9,95 Eur unos guantes de ciclismo de buena calidad, con almohadillas en las zonas que entrar en contacto con la agarradera de las muletas.
4. Cuando vas con muletas te vuelves invisible. Para la gente que camina por la calle eres un obstáculo, una especie de molestia que detiene su velocidad, para la gente que va en el metro eres un ser invisible. A esto le quiero dedicar un tiempo.

Las crónicas del hombre invisible.
 photo 20140902_091200_zpsnfnorq5j.jpgComo he dicho no estoy mal, podría estar de pie en el viaje en Metro, es más molesto que para una persona normal, me canso antes, pero nada que sea insoportable. No obstante mi aspecto con mis muletas es el de alguien en peores condiciones.

Hoy entré el el vagón y todos los asientos estaban ocupados. Quise irme al fondo, un sitio discreto (y cómodo, porque puedes apoyar la espalda en la pared) pero ya había personas leyendo. Así que me quedé en el centro, donde está la "barra de striptease" y comencé a notar como todos los que estaban sentados, de manera sincronizada, desviaban la mirada.

En el Metro hay sitios habilitados para embarazadas y para falsos cojos, como yo, es por eso que otros miraban fijamente a los que con toda tranquilidad ocupaban esa plazas sagradas. Tras unos segundos de desconcierto, y con mis muletas señalando sus conciencias, una mujer de otra fila más distante de asientos me cedió su sitio. Yo no sabía qué decir:

-Le agradezco mucho su gesto, en realidad me hice daño jugando al láser combat en la Campus Mac, no es tan grave como parece.

No, no podía decir eso.

-¡Escuchad conciencias culpables!, ¡mirad el ejemplo de esta noble mujer de Hispania, cediendo un sitio que por derecho era suyo para que yo, pobre tullido, lo ocupe!, ¡escuchad, vosotros que con vuestras nalgas mancilláis ese lugar consagrado a matronas, venerables ancianos, o míseros como yo!, ¿acaso no os da vergüenza robar al menesteroso?, ¡yo os acuso, gentes ruines y mezquinas que no merecéis el nombre de humanos!, vosotros que....

No, tampoco podía decir eso.

Esta es la triste historia de la humanidad. Es más fácil mirar para otro lado, que ceder tu lugar al que lo necesita. Espero que cuando me libre de mis muletas no olvide la lección.

27/8/14

La ventana indiscreta


James Stewart, en “La ventana indiscreta” está recluido, un accidente le tiene confinado en su habitación, aburrido, pasas sus horas mirando con sus prismáticos a través de la ventana de su dormitorio.

Así me siento yo.

En una partida de Láser combar me lesioné por culpa de un exceso de confianza. Pasé cuatro días sin poder usar el pie, y aun ahora, la recuperación está siendo muy lenta, me cuesta caminar, así que paso mis días leyendo y mirando a través de esta ventana que es Internet. Creo que he aprendido algunas cosas.

Lo primero, para encontrar buenas historias, buenas reflexiones, buenos contenidos, hay que buscar mucho. La red está llena de entretenimiento, y dentro de ese episodio hay buen entretenimiento, y tonterías. Pero si quieres encontrar material que te enriquezca como persona vas a tener que buscar concienzudamente. Así es.

Internet es un imán de tiempo. Yo soy lector y puedo pasar largas horas leyendo, pero termino agotándome o deseando cambiar de actividad, no ocurre lo mismo con la red, la variedad de contenidos es tal que puedo pasar desde las 8 AM abasta las 1 AM en la red sin despeinarme. Esto es sorprendente para aquellos ajenos a la cibercultura. Realmente Internet es mucho más que páginas, vídeos, o chats. Es mucho, mucho más.

Es necesario hacer minería de datos, emplear tiempo para encontrar historias tan fascinantes como las de Eduard Matas, el viajero de las parties, o la de el poeta Charles, ese hoteles Geek que comenta su vida en las redes sociales, o la del chico japonés que fabricó su propia casa. Las buenas historias están allí, como las perlas de oro, pero hay que buscarlas con el mismo fanatismo que el minero loco del Oeste.

Bueno, al menos tengo algo que hacer y no me he vuelto loco como el bueno de James.

ALSA clase Premium



Desde hace años la línea que va de Granada a Madrid (y me consta que otras muchas) disponen de una clase de autobuses de clase mayor. Me encantaba viajar con tanta comodidad, lo que no me esperaba es que se hubiera dado un salto a una clase mayor.

La compañía ALSA ha introducido nuevos autobuses que harán las delicias de geeks como nosotros, además de disponer de Wifi, tenemos ¡enchufes en cada asiento! (al estilo que los nuevos trenes AVE). La novedad que quizás más me ha llamado la atención es que cada asiento dispone de una pantalla (un tablet con pantalla capacitiva) con varias funciones, acceso a Internet, música, mapa con posición, emisoras de radio, películas, y la cámara frontal que lleva el vehículo (debe llevar más cámaras, pero sólo funciona la cámara frontal).

Sacar el portátil y colocarlo cómodamente, ver una película, o simplemente echar una siesta, es un verdadero placer. La verdad, me dan ganas de quedarme. Sería interesante hacer un recorrido más largo, ya que el trayecto a Granada dura unas cinco horas.

Por cierto, a la pregunta de Yaku, hay azafata, pero no, no te dan manta. El precio sólo ida son 47 Euros para el trayecto Madrid-Granada.

24/8/14

Cultura freak con Arkaitz



En el podcast de hoy tenemos a un invitado de excepción, el amigo Arkaitz, el Indiana Jones de la cultura freak, estad atentos a sus recomendaciones porque aquí hay verdaderas joyas, recordad que fue él quien nos aconsejó esa obra maestra que es Sharknado.

Para aquellos que estéis interesados en las recomendaciones que comenta, aquí tenéis la lista:

-Un funeral de muerte.
-El jardín de la alegría.
-Life is too short.
-Autopsia de un alien.
-Vídeo: el orígen del Ninja púrpura.
-De culo y cuesta abajo.
-Crisis.