14/1/21

Vivir sin un plan de datos





¿Tu móvil te produce ansiedad? muchos estudios muestran la relación directa que hay entre vivir permanentemente conectados y la ansiedad, o incluso: la depresión. Quizás para ti no sea un problema, pero para muchos sí lo es, y es por eso que hay algunos escritores de temas tecnológicos que han optado por vivir sin un plan de datos. Pero, ¿es posible vivir sin un plan de datos?


Hemos llegado a un punto en el que es posible vivir sin tener una SIM con llamadas telefónicas convencionales. Al menos a nivel personal simplemente con tener Whatsapp o Telegram sería posible estar en contacto con tu familia sin necesidad de tener un plan de llamadas.


El único problema de todo esto es que algunas aplicaciones de mensajería necesitan tener un número de teléfono para dar de alta tu cuenta en el programa en cuestión. Quizás una solución sería un número de teléfono virtual (los hay y los he probado) de esa manera podrías recibir el código de confirmación para darte de alta.

Esto es un modo de vida que implica cambios en nuestros hábitos de estar de manera permanentemente conectados, la pregunta es ¿cuantas de las llamadas o mensajes que recibimos son relevantes? ¿cuantas de ellas son perfectamente prescindibles? Leí en esta web: https://www.cbsnews.com/news/living-with-a-smartphone-and-no-cellular-plan/
y en https://readwrite.com/2012/11/07/from-smartphone-to-mindphone-cheaper-smarter-not-always-on/ de la experiencia de un profesor de Yoga al adoptar ese estilo de vida: un smartphone sin 2G/3G/5G, y una de las conclusiones que sacó es que sus comunicaciones se volvieron más significativas, la gente que contactaba con él sabía que no siempre estaba disponible, así que sólo le contactaban cuando tenían algo que decirle.



Hoy en día nunca nos separamos de nuestros smartphones, hemos llegado a un punto en el nos sentiríamos horrorizados por el hecho de salir de casa sin nuestro smartphone. Personalmente creo que hemos llegado a un punto de no retorno, no hay vuelta atrás, los cambios han llegado para quedarse. Quizás lo más cómodo sería tener nuestros smartwatches con capacidades 4G capaces de recibir llamadas (de esa manera no estaríamos incomunicados) y así no experimentaríamos esa angustia por separación.


Pensemos en los costes. Ahora mismo, basándonos en el uso que hacemos de nuestros equipos, lo que más nos interesa son las conexiones de datos. De hecho, las llamadas telefónicas son una verdadera molestia, en mi caso el 90% de las personas que me llaman son desconocidos que quieren venderme algo. Si pudiera librarme de esas molestas llamadas sería un alivio.


Un contrato de smartphone con datos incluye en muchos llamadas ilimitadas gratuitas. Ahora mismo las llamadas gratuitas ni siquiera se valoran, lo más preciado de un contrato así es la cantidad de datos que ofrecen, y la calidad de la conexión. Además, algunos operadores ofrecen conservar los datos que no se han consumido y poder disfrutarlos en meses posteriores. Pero, ¿y si pudiéramos librarnos de esos gastos y simplemente usar nuestra conexión a Internet residencial (la conexión de cable o fibra de casa) y las conexiones Wifi de la ciudad (hostelería, centros comerciales, bibliotecas, lugares públicos). La premisa es la siguiente: de la misma manera que nos ofrecen llamadas gratis ahora que no las necesitamos, los operadores nos están ofreciendo montañas de datos que no consumismos, para justificar lo que nos cobran. ¿Y si nos libráramos de todo ello?

Algo así implica cambios importantes en nuestros ENFERMIZOS hábitos de consumo de datos. Cada vez que nuestro Smartphone vibra damos un salto para ver qué es lo que quiere. Somos como personas con trastorno obsesivo compulsivo que miramos la pantalla cada vez que el científico hace sonar la campana.


CADA VEZ MÁS HAY PERSONAS QUE DECIDEN LIMITAR LA INTROMISIÓN DE INTERNET EN SUS VIDAS
Samsung Tab S6:


Es el caso de Tim MacCormick en su artículo "Cómo es la vida de un usuario de un smartphone sin un plan de datos"
https://readwrite.com/2012/11/08/what-life-is-like-for-a-smartphone-user-without-a-data-plan/


Su idea no es una desconexión total, sino limitada, y en su artículo estas son algunas de las conclusiones que nos da:


1. La conexión intermitente a Internet limita el daño adictivo en nuestras mentes. Es como el efecto buffet libre, ves mesas y mesas llenas de comida y comienzas a comer frenéticamente, en lugar de tomar un poco, y sentarte a disfrutar tranquilamente de la comida.
2. Es ventajoso limitar las llamadas entrantes. Sea por razones personales o laborales. Aunque algunos piensan que tú tienes la obligación de responder a la llamada, esto no es así.
--- Comentario personal: muchas personas llaman por teléfono a otros cuando están aburridos, por ejemplo, cuando están en una cola, cuando pasean al perro, o cuando están en el transporte. No tienen intención de hablar, sino de evitar el aburrimiento. Esto afecta a la calidad de la conversación.
El buzón de voz con las llamadas perdidas es ideal en ese sentido: no te interrumpe y puedes cribar cuales mensajes eran relevantes y cuales son una pérdida de tiempo.



3. Los SMS, esos grandes olvidados, estos mensajes son muy útiles para comunicaciones urgentes. (Comentario personal: en mi caso tengo varios SMS pre configurados como respuesta a llamadas de teléfono que me interrumpen mientras estoy ocupado, tipo "En este momento no te puedo atender, llámame más tardes. O: Estoy conduciendo y no puedo responder su llamada, etc...")


4. Las conexiones Wifi compartidas son positivas, cafeterías y Bibliotecas nos ayudan a socializar, tienen una utilidad social y sería bueno que hubiera más espacios comunes con servicio wifi. Las empresas están interesadas en vender conexiones con grandes anchos de banda, pero no es necesario. Una conexión de 300 Mbps puede ser compartida sin problema por varias familias.


5. Guarda lo interesante y léelo más tarde. InstaPaper, GetPocket y otros servicios te permiten guardar el artículo que te interesa y leerlo offline. (Yo uso la app de Notas de Synology) En el caso del vídeo, hay servicios para guardar el vídeo (vía URL) o si tienes una cuenta de pago de Youtube. Si tienes Netflix también puedes guardar en la memoria de tu dispositivo tus contenidos.
6. Configura un servicio de VoIP como Skype. Tienen buenos precios, hay empresas que ofrecen números virtuales de móviles (ideal si te tienes que registrar y recibir un SMS con las claves o hacer llamadas).
7. Considera tener un MIFI, si sois varios en tu casa que queréis vivir ese estilo de vida, un Mifi dispone de una tarjeta SIM y un plan de datos, pero ofrece conexión Wifi a varios dispositivos.


Para este estilo de vida el dispositivo idea es una Tablet, ¿por qué? 1. porque te permitirá llevar un sólo dispositivo, 2. Podrás leer con más comodidad y disfrutar de esos contenidos multimedia a lo grande y 3. Tendrás una batería con más capacidad.

En un viaje una Tablet es el compañero ideal. A raíz de la pandemia han vuelto a crecer las ventas, tras varios años de retroceso. Los smartphone han crecido en pulgadas y aunque muchos de ellos casi se podrían considerar tablets, no llegan al mismo nivel que sus hermanos mayores en productividad y prestaciones. Para escribir documentos largos, trabajar con correo, consumir multimedia son ideales. A menudo fantaseo con el éxito de las Tablets y con que desplacen a los smartphones, si leéis mi relato "Un mundo lleno de Tablets" http://faccionrebelde.blogspot.com/2015/08/un-mundo-lleno-de-tablets.html sabréis a dónde quiero llegar.


La potencia actual de los procesadores ha crecido más allá incluso de nuestra necesidades. Buscamos portátiles y PC´s de sobremesa cuando nuestras tablets son mucho más eficientes moviendo aplicaciones, cargando webs, o codificando vídeos. No hace tanto tiempo se hacían memes de Geeks obligados a salir de vacaciones por sus familias y tener que separarse de sus "torres". Recuerdo cuando salí por primera vez de vacaciones sin tener que cargar con mi pesado portátil: me llevé un iPad y un teclado Targus que todavía conservo. Fue una delicia poder escribir mis entradas en mi blog con la comodidad de llevar sólo una delgada y ligera Tableta. Una delicia. Encender el equipo sin tener que esperar a que se cargara el sistema operativo, disfrutar de una batería que me duraba varios días. Eso son los Tablets.



Recomendaciones:


Si estás buscando una Tablet permíteme que comparta contigo mi experiencia. Los equipos que te recomiendo los he probado personalmente y conozco sus flaquezas y sus debilidades.


Huawei MediaPad M3: Este fabricante dispone de equipos de gran calidad y precios realmente buenos. Un equipo que tiene tiempo pero que sigue siendo un verdadero hallazgo es la Huawei Media Pad M3, con un tamaño de 8,4 pulgadas es ideal para leer en el Metro. Su modelo LTE permite hacer llamadas como si fuera un teléfono, es potente, con buena batería y está por debajo de los 300 Euros: https://amzn.to/2XGVvi4


No es el último modelo, pero es un modelo de una generación anterior, lo cual quiere decir que tiene lo último en hardware. Samsung es un fabricante veterano en Tablets, su tecnología de Stylus es probablemente la mejor, sus pantallas son una maravilla y este modelo está por debajo de los 350 Euros. Disponen de la tecnología DeX que es una verdadera maravilla https://amzn.to/3nNSiaZ


Apple iPad: Apple es el rey de las Tablets, por desgracia también es el rey de los precios caros. No obstante han sacado varias gamas de Tablet con precios muy buenos, y que sin ser la gama Pro, sí que van a tener la potencia de sobra para aplicaciones, excelentes componentes y una gran durabilidad. Este modelo es el iPad de 8ª generación y está por debajo de los 400 Euros: https://amzn.to/3oM1e1U Por el contrario si quieres un modelo más pequeño el iPad mini es un gran equipo y muy portable: https://amzn.to/3oLp0eH





7/12/20

Centralizando mis datos en el NAS

 

  1. Docker con Calibre.

  2. Automatizar descargas con RSS.

  3. Tener acceso desde mis equipos remotos con Zerotier y VPN a los archivos.

  4. Acceder a mis ficheros desde el smartphone o una Tablet. 

  5. Automatizar mis copias de seguridad en local y remoto.

  6. Disponer de mi servicio de ofimática online.

  7. Tener copias de seguridad de mis equipos en el NAS.

  8. Reemplazar Google Photos por el NAS y la app Moments


Hace un par de años había tirado la toalla con la cuestión del VPN. Había hecho algunos intentos fallidos para tener en el NAS un servidor VPN, finalmente, la solución fue mucho más sencilla de lo que parecía, y tenerlo todo listo, mucho más fácil. Es más, ahora tengo el servicio duplicado, tengo Zerotier y tengo el VPN que me permite vía smb acceder a todos los ficheros del NAS.

Pero había algo que me faltaba: usar docker específicamente para tener Calibre montado en el NAS y acceso a toda mi biblioteca. Antes de verano le había dedicado tiempo, en vano. Y hoy, en dos ratos lo he dejado montado. Eso sí, me falta hashear todos los libros, y es más que posible que eso me lleve días. El Miércoles me llega el disco duro de 10 Tb, ya tengo hecha la copia y montar el nuevo volumen será coser y cantar. 

Con esto cierro el círculo y tengo todo lo que quería, ya montado. Mi hoja de ruta es la siguiente:

Fase 1: Antes de Septiembre tener todos mis archivos en el NAS como almacenamiento principal. Teniendo copias en: a) Onedrive b) el NAS Qnap y 3) Google Drive (cuenta ilimitada) 4) un disco externo.

Fase 2: Pasa Septiembre prescindir de Onedrive y de los servicios de Office 365 y de Google drive. De esa manera mis tareas de ofimática estarían centralizadas en Synology drive, y mis fotos también. 

Fase 3: Juntar a 20 amigos y montar el NAS que os hablé en el anterior post. De esa manera los contenidos multimedia, libros y aplicaciones los tendrías centralizados, actualizados y bien catalogados. La idea es que aquellos que por sus recursos no puedan acceder a las prestaciones de una nube privada, puedan disfrutar por poco dinero de esas ventajas. 

Alguno quizás diría que con un IPTV el tema multimedia estaría más que solucionado, es cierto, pero no al precio de algo como lo que propongo. Además, los IPTV suelen aparecer y desaparecer. La fase tres es toda una heroicidad, poner de acuerdo a 20 personas y que encima estas sean de confianza es toda una proeza, ¿estaré siendo demasiado idealista? ¿qué pensáis vosotros? 


¡Este es mi NAS! Synology DS218+ https://amzn.to/3mTkytq

Disco duro para NAS https://amzn.to/36SXNjC


6/12/20

Internet se acaba

 Dijo que iba a ser para siempre, pero un día él cambió de opinión y le puso una fecha a su relación. Me refiero a Google. Y no sólo es Google Photos, sino otros tantos servicios que iban a ser para siempre, y se terminaron. Me refiero a la película de Transformers, que Google me regaló, pero ahora ha desaparecido. 

Hemos dejado de ser propietarios. Antes comprabas un CD, un cassette, o un DVD. O un libro. Era tuyo. Podías venderlo, prestarlo, regalarlo, alquilarlo ¡o quemarlo! podías hacer lo que quisieras con él porque era tuyo. Eso ya no existe. Ya no eres propietario de nada, eres un arrendatario. Incluso si compras algo en digital no es tuyo. Nunca lo fue.

Pero dejad que hable Conversodamus, el viejo profeta loco. “Internet, tal como lo conocemos se va a terminar”. Llegará el día, ha dicho el profeta loco, que tu equipo no permitirá descargar Torrents, será una aplicación no firmada por tu proveedor del sistema operativo. Olvídate incluso de reproducir un vídeo sin DRM. Olvídate de grabar con tu móvil en un concierto, o incluso de hacer una foto a un edificio cuyos planos están protegidos por derechos de autor. Si tenías algo guardado en la nube, ese archivo epub se borrará. Perdiste el control. 

Antes de que eso pase sólo te quedarán dos opciones para ser libre: un NAS (basado en Linux) y un PC (Linux). 

He tenido una idea. Para eso hace falta tener 19 amigos de confianza. Es difícil poner de acuerdo a 20 personas, pero no es imposible, sobre todo si son Geeks. Comprar un buen NAS con 16 Tb de almacenamiento os proporcionará a tí y a tus 19 amigos muchos contenidos, que, gracias a las aplicaciones de NAS en tu teléfono tendrás tu “Spotify” tu “Netflix” y tu “Dropbox”. Pero hablemos de dinero, ¿de cuanto estamos hablando?

El NAS elegido es un Synology DS920+ con 16 Tb en discos https://amzn.to/2JSipj5

Cada uno de los 20 pagaría: 61,10 Euros en un sólo pago

Para cubrir el consumo eléctrico y una conexión, cada participante pagaría 2 Euros al mes. 

    Mira mi hoja de cálculo en este enlace.


Un detalle importante, el club de los 20 debería acordar una serie de puntos: 1) nada de subir contenidos cuya sola posesión es constitutiva de delito, 2) nada de ver en streaming, los contenidos de vídeo se descargan para reproducir en local, 3) aquel en cuyo domicilio esté el NAS podrá, por su seguridad, controlar que se cumpla el acuerdo 1. 

La razón de todo esto es que si montáis un Plex en el NAS, o si usáis el servicio de reproducción de vídeo superaréis la capacidad del procesador para hacer deCoding. No es dinero y 16 Tb permitiría tener una buena biblioteca de audio, vídeo y textos.


Consigue increibles ofertas en Amazon: https://amzn.to/2Yh2KgJ Suscríbete a mi podcast: https://www.spreaker.com/user/vidasenred

5/12/20

Mensajero en un mundo Cyberpunk

 Acompañando a TitusClan el repartidor Cyberpunk



Es una noche fría. Hacía tiempo que no hacía tanto frío en Madrid, supongo que será cosa del cambio climático. Pero se nota. Tengo la costumbre de salir a recoger a mi esposa. Entro en mi Dacia y coloco toda la tecnología, la Dashcam, el Note 10, el cargador. Ya veo a los repartidores, jóvenes con chándal, chaqueta de motorista y un móvil del que sale un cable que entra en el bolsillo izquierdo, donde seguro que llevan una batería para alimentar su larga jornada laboral. Hiper conexión, pantallas lanzando pedidos, servidores calculando rutas. Y mientras, el frío clavándose cada vez más profundo en las piernas. 

Estos nuevos empleos hacen que la oficina de estos trabajadores móviles esté en la palma de la mano. La comunicación con el cliente se realiza a través de una llamada que reciben, canalizada por un servidor de Voip. Su trabajo es puntuado por el cliente, quien a veces castiga al repartidor por la demora del restaurante en preparar el pedido, o por la saturación de pedidos en días tan fríos como el de hoy.

No los veo con envidia. Pero pongo en Twitch a Titus Clan, un repartidor streamer quien comparte en esta red social su día a día, se le nota en la voz que el frío le azota y que la nariz le gotea. Sin embargo siempre tiene ánimo, charla con su audiencia, y el sistema lee en voz alta los mensajes de sus seguidores. Saco el portátil y me pongo a escribir mientras lo escucho de fondo, he conseguido aparcar en doble fila, justo detrás de un SUV Volkswagen enorme, cuyas luces de posición lo iluminan todo.

Titus ha recogido un pedido rápido, el sistema le dice que tardará menos de un minuto en moto. Un jóven le para en la calle y le pregunta en inglés dónde puede comprar cigarrillos, Titus le responde y le da conversación. Ahora mismo está trabajando con varias empresas de comida a domicilio, Uber Eats, Glovo. Es el cuarto pedido de la noche, son las 22:41. Titus charla, “bien, me gusta esta zona porque es muy tranquila”. Twitch nos informa de cual es la marca de su moto, una Hyusung de segunda mano que conduce con prudencia: “a la gente le gusta correr, voy a dejar pasar a este, que tiene un peligro”. Mientras recorre las calles del norte de Madrid Google Maps. SanChinarro, Arturo Soria, la ciudad es un mapa circulatorio y Titus es un glóbulo rojo. Un veloz glóbulo rojo.

Veo a Titus siempre que puedo. Me gusta su rutina, para en una tienda de un chino a comprar una bebida energética o un café. Su rutina termina en una gasolinera, siempre la misma, para repostar y dejar el depósito lleno antes de la siguiente jornada. Sin duda hay gente que tiene el carisma suficiente para que cualquier cosa que haga parezca interesante, Titus para a recoger un pedido, charla con otro repartidor que está esperando el pedido, su desconocido compañero va en camiseta: “tío, estás loquísimo, con el frío que hace vas en camiseta” pero luego se da cuenta: “ah claro, vas en coche, ahora lo entiendo, con calefacción, así cualquiera tío”.

La tablet que Titus lleva es una Huawei Mediapad. Buena pantalla, con 4G, buena batería. Media pantalla está ocupada por el chat de Twitch, la otra media con la aplicación de pedidos.

“Dentro de 100 metros, en la rotonda, toma la segunda salida”. La moto ilumina una rotonda, delante un turismo de color negro. Parece mentira que esté yo aquí, en mi Dacia, mirando en mi móvil las aventuras de este streamer. Hace unos años no hubiera soñado con ser testigo de algo así.

Al Macbook Air le queda un 26% de batería. El habitáculo del coche empieza a calentarse, no lo suelo hacer, pero he dejado el motor al ralentí. Afuera hace mucho frío. Cuando llegue mi mujer quitará la calefacción, la pobre viene sofocada del calor con el que tienen todo el hospital, así que, aunque me molesta, no digo nada, bastante tiene con mantener la cordura tras ocho hora corriendo para intentar mantener con vida a sus pacientes.

Aunque ni me acerco a Titus, puedo sentirme identificado con él, y no es porque Titus sea un creador de contenidos, sino por el frío. En el pasado yo he sufrido verdaderas calamidades visitando clientes y empresas. Recuerdo siendo un novato visitar una empresa de Aranjuez, cuando salí del tren la nieve llenaba todos los caminos, no había taxis, tampoco estaba el autobús, así que me subí el cuello del abrigo y recorrí el precioso bulevar que separa la estación de la ciudad. Cuando llevaba unos cuantos metros un viento helado se puso a lanzar nieve a un lado. Tenía medio cuerpo con nieve pegada. Por esa época yo llevaba un maletín, no, no llevaba portátil, y un lado del maletín estaba con dos centímetros de nieve. Ese es sólo uno de los episodios que recuerdo. Dejadme que os cuente otra batallita. Una noche volvía de Illescas, Toledo. Los que sois de Toledo sabéis el frío que puede llegar a hacer en Toledo. La parada de autobús era cualquier cosa menos un refugio del frío. Estaba de pie, con la temperatura bajando cada minuto, y el viento colándose dentro de mis huesos. Tenía el culo helado, sentía la lengua helada dentro de mi boca. Encima, fui tan idiota que compré un billete de ida y vuelta con una empresa que apenas tenía horarios de vuelta. Estuve casi una hora esperando. Para distraerme saqué la Tablet y por Torrent me puse a descargar episodios de “Hijos de la anarquía”. La conexión iba bien, creo que tenía como tres episodios descargándose a buen ritmo. Cuando llego el bus y la puerta se abrió, el calor que salía de su interior casi me hace llorar. Cuando entré fui consciente del frío que tenía. Busqué un sitio libre, todo el mundo estaba en silencio, absorto en sus propios teléfonos. Me acomodé lo mejor que pude, y me dispuse a ver la serie, pero el calor tan agradable hizo que me entrara un profundo sopor. No fui capaz de ver un sólo minuto, me quedé medio dormido, agradecido por entrar en calor. Hubiera querido que el trayecto hasta Plaza Elíptica hubiera durado más, para así poder volver a la vida. 

Esos días en los que pasaba tanto frío, cuando llegaba a casa el agotamiento era total. El frío me dejaba como si hubiera corrido tres maratones. Sigo mirando a Titus “Siga a la derecha hacia calle de Isabel Coltrá” dice Google. Parece que mi mujer se está retrasando. Mi móvil está compartiendo internet de mi tarifa ilimitada de datos con el portátil. El personal del hospital ya está saliendo y entrando en los coches que pasaban a recogerlos. Me llama mucho la atención que haya sanitarios que fumen. Nadie mejor que ellos saben lo que es la agónica muerte de un fumador. Pero aun así deciden fumar con ansias nada más cruzan las puertas de salida del hospital.

Titus está acelerando “dentro de seiscientos metros mantente a la derecha”, oigo el aire y Titus se queja del frío. Dice que no sería mala idea llevar el pijama por dentro. Cuando llegué a Madrid en el año 96 el frío era muchísimo más intenso, algunos días cuando salía a trabajar fuera llevaba el pijama debajo de mi elegante traje de representante de una empresa. 

Ahora mismo soy el único coche que está esperando. Todo el personal salió. Doy gracias a Dios por la mujer que tengo. Su sentido de la responsabilidad hace que muchos días salga más tarde de trabajar.

Volvemos a casa, acompañados de coches VTC y mensajeros en moto. Vemos una limusina extra larga con matrícula VTC, la había visto en otras ocasiones. Ahora sigo escribiendo desde el sobremesa, mientras veo a Titus en otra pantalla. Lo saludé mientras me hacía un Cola-cao, responde: “Converso, de Vidas en red, el mejor podcast de tecnología”. Lo conocí en persona por casualidad, yo salía de una instalación de software y él estaba en plena emisión, de hecho tengo el vídeo en mi canal. Ahora son las 23:13, desde la retransmisión de Titus veo muchísima actividad nocturna. A las doce se aplica el “toque de queda”, espero que la gente sea responsable, pero no tengo muchas esperanzas dado lo visto, en la zona de Ciudad Universitaria se ve muchos jóvenes saliendo. Es descorazonador. 

Ahora Titus está en Glovo market, un supermercado 24 horas, los motoristas- repartidores se agrupan, todos con sus cascos y las pantallas de sus móviles encendidas. El único que está “acompañado” es Titus. Su legión de seguidores estamos con él. 

Parece que la espera en el Glovo market es mayor. Los repartidores están muy callados, así que Titus para animarles pregunta en voz alta: “¿A quien le gusta el queso?” y levanta uno de los guantes que lleva: “venga, es para animaros, que estáis muy callados”. Todos están muertos de frío. Uno de los repartidores va en bici, el tipo va hasta los topes. 

La noche sigue, yo dándole a las teclas, Titus sigue esperando el litro de cerveza que alguien le ha pedido. 


Nas Synology 218 ¡en oferta! https://amzn.to/3ggRdqo
Consigue increibles ofertas en Amazon: https://amzn.to/2Yh2KgJ
Suscríbete a mi podcast: https://www.spreaker.com/user/vidasenred