24/7/18

Primera salida a trabajar como conductor



Post mobile. Os va a sonar raro lo que os voy a contar. Pero es cierto. Cuando estuve motivándome para sacarme el carnet una de las fantasías y visualizaciones que utilicé para ponerme a estudiar el dichoso exámen teórico fue la idea de por fin visitar a mis clientes sin necesidad de usar el transporte público. Normalmente no me pesa usar el transporte público, pero hay situaciones en las que sí, sí que me pesa.

Hoy ha sido la primera visita que he hecho con mi coche. Una zona industrial de Alcobendas, 18 minutos en coche desde mi casa, 1 hora y algo más en tren. Y en mi caso mucho más, porque soy un fatigas y me gusta ir con tiempo de sobra. Mientras desayunaba estaba inquieto como un niño antes de abrir los regalos de navidad. He ido dos veces al WC. ¿Nervios?, no. Llevo algo más de una semana conduciendo, el Domingo hice la ruta más larga, por las autovías madrileñas.

Para ello la aplicación Waze es mi nuevo mapa virtual. Me encanta por la claridad de sus mapas y de sus instrucciones. Salí de casa con las llaves del coche en mi mano, mi maletín de trabajo colgando del hombro y muy MUY feliz. El mes de Julio del año pasado comencé a motivarme con esa imagen en mente, sólo que esa imagen, gracias a Dios, es realidad. Salí despacio de mi aparcamiento y en pocos minutos ya estaba en el denso tráfico de la autovía. Me alegro mucho de haber dado todas esas clases, valen lo que me costaron, gracias a ellas conduzco más seguro y he podido corregir multitud de errores que mi profe, Juanjo, detectaba. No había mucho aparcamiento en donde estaban las oficinas de mi cliente, pero en una calle al lado sí que encontré y estacioné en un estrecho espacio ¡sin mayor problema!. No pude evitar grabar un vídeo de Youtube, había llegado media hora antes, por precaución.

A vosotros os parecerá que no es gran cosa. Para mí no lo es. Llegar en 18 minutos, sin tirar de un maletín que me estaba provocando problemas en los hombros es una verdadera comodidad. Sí, ahora tendré que ejercitarme más, pero mi cálida de vida ha mejorado mucho.

Mi reunión con el cliente duró bastante, no sólo era implantar un software nuevo, tenía que darle formación y yo soy una persona bien meticulosa. Me gusta que mis clientes estén bien preparados y contentos con la dedicación que empleo en atenderles. Cuando salí de sus oficinas, a pesar del hambre y de las ganas de ir al servicio, estaba eufórico, la cliente estaba muy contenta. Salí y miré en Waze un McDonalds, había que celebrar este hito con algo de “gazpacho americano”, además de aliviar mis necesidades con una descarga... legal.

Y aquí estoy, en el McDonalds, bien descansado. La perspectiva no es de una hora y pico cargando con un maletín diseñado para ser anti ergonómico. La perspectiva es que he podido ir a tomarme una Coca-Cola y comer algo, sin darme una paliza, me da tiempo a dejar el coche y volver a la oficina a seguir trabajando.

La frontera era salir con el coche fuera de Madrid capital, y esa frontera ha sido cruzada.