25/10/15

Vivir con 1,5 Gb



Post Surface mobile.

Estoy en un tren de alta velocidad de vuelta a casa. Es uno de esos vagones silencio en los que las luces son algo más bajas y teóricamente no puedes molestar a los demás viajeros con tus conversaciones de teléfono, porque eso es básicamente lo que significa "vagón silencio": prohibido hablar por el móvil. En este país la persona que habla a gritos por su teléfono suele estar sorda a las molestias de los demás, a los que no les interesa lo banal de su conversación.
Llegamos pronto y lo primero que se ven son caras iluminadas por pantallas, exceptuando por el opositor de mi lado, que subraya el BOE con verdadero interés. La chica que está enfrente mía tiene un iPhone 5S, sí amigos, estoy en una de esas horrendas mesas de cuatro, la incomodidad hecha viaje. Lleva sus auriculares puestos. Yo estoy escribiendo con la Surface conectada a mi iPhone 6s Plus por un cable. El iPhone está al 60% de batería, pero la Surface está al máximo, además, aquí hay enchufes.

A mi derecha está la amiga de la chica enfrente mía, también está con su teléfono. A veces hablan entre ellas con los auriculares puestos, la chica de enfrente le dice: "no me quedan datos".
Esta es una expresión cada vez más común: ¿te quedan datos?, ¿me das datos?, es que no tengo datos. A veces algún amigo, abusando de las leyes de cortesía tiene la desfachatez de "pedirte datos" para algo totalmente intrascendente, porque no quiere gastar en hacer una llamada, o porque sencillamente no quiere detener esa droga que son las redes sociales en su suministro sanguíneo. La chica mira la pantalla diminuta de su teléfono, acercándola más a la cara, como si por el hecho de mirarla más intensamente los datos fueran a ir más rápido. No, no es así. Ahora se come las uñas, en vista de que la velocidad no aumenta.

Finalmente, resignada, deja su inútil teléfono móvil en la mesa, como si fuera un coche sin gasolina, y escucha la música que Renfe ofrece a sus viajeros. Mientras tanto mi teléfono no deja de iluminarse con mensajes de todo tipo, y mi Surface mantiene un ritmo lento pero continuo de datos. Me quedan casi 6 Gb para terminar el mes.

Me pregunto cuantos datos tendrá esa chica, ¿1,5 Gb de datos al mes?, quizás tiene una de esas ofertas de Fusión, telefono, banda ancha y móvil, buen precio, pero ¡1,5 Gb! eso no es nada, sobre todo a partir del día 10, cuando esos datos van desapareciendo porque el usuario no sabe racionar adecuadamente sus datos. Ahora le queda un mes pendiente de redes wifi y ejerce la mendicidad entre amigos y familiares.

A veces los ricos miran con desprecio y profunda incomprensión a los necesitados. Como dijo una niña rica: "si tienen hambre, ¿por qué no van sencillamente a comprar pan?". Pero la situación no es la misma. La gente que se compra Smartphones de 800 Euros no es capaz de comprarse tarifas de 5 Gb. Ok, de acuerdo que hay pocas, pero ¡las hay!. Hay que pagar un poco más por ellas, pero tampoco demasiado. Pero claro, pagar 25 o 30 Euros al mes para echar gasolina a tu Smartphone es un desperdicio de dinero.

Amigo, si ese es tu caso más te valdría gastar 200 Euros en un BQ y dedicar el resto del dinero a tener una tarifa decente de datos. Tú eres el único culpable de tirar el dinero comprando un coche deportivo para dejarlo abandonado en el garaje, cómprate un buen utilitario que haga muchos kilómetros y que te de un buen servicio, invirtiendo lo que te has ahorrado en tarifas de datos.
Mi situación ha cambiado bastante. He pasado de tener una tarifa ILIMITADA de datos a tener una muy buena tarifa de 8 Gb de datos por un buen precio (seis meses a 23 Euros, luego 30 Euros). Además, tengo la esperanza de que en Navidad Yoigo nos oferte la tarifa de 20 Gb, qe para mí es más que suficiente en mis consumos más locos.

Pero he aprendido algunas cosas de este periodo de muy relativa moderación (lo digo porque para muchos de vosotros 8 Gb os parezca nadar en la abundancia, y lo es). Uso internet a discreción, incluso descargo podcast, emito en Periscope, y veo algún vídeo. Paso tiempo bajo Wifi, tanto en horas diarias, como cuando estoy en casa. Y ahora veo que cada vez más, hay más sitios que ofrecen conexión, casi todos los centros comerciales, muchos restaurantes, y algunos bares. Pero cuando estoy en esos sitios, no suelo necesitar conexión. También, si descargo en casa muchos de los contenidos, luego no necesito la conexión más que para los mensajes, que apenas consumen datos. Twitter tampoco me consume muchos datos. Y por lo que veo no creo que agote los 8 Gb.
En un futuro cercano el tren en el que voy, no sólo ofrecerá conectividad, sino buena conectividad, y el Wifi lo ofrecerán no sólo los centros comerciales, sino los barrios, raro será el bar que no ofrezca Wifi, como raro es el bar que no tiene TV. Habrá banda ancha en las recepciones de hoteles, en las consultas, en los mercados, en los hospitales, en las farmacias y cualquier sitio que esté asfaltado. El problema será en carretera, pero bueno, eso no será demasiado problema, porque será entonces cuando la gente gaste su bono de 1,5 Gb de datos.

3 comentarios:

  1. Anónimo8:30 p. m.

    La historia no es de una niña rica diciendo "si tienen hambre, ¿por qué no van sencillamente a comprar pan?". Es una anécdota que se menciona sobre Maria Antonieta: http://www.marcjimenez.com/autores_lengua_alemana/Helge_Hesse/si_no_tienen_pan_que_coman_pasteles.htm https://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Antonieta_de_Austria

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:58 p. m.

    "Yo estoy escribiendo con la Surface conectada a mi iPhone 6s Plus por un cable".

    Estás en el taco riguroso, jodío.

    ResponderEliminar

Tolerancia cero con las faltas de respeto, palabras malsonantes y comentarios denigrantes sobre la sublime saga de Stars Wars..