10/7/12

El Galaxy S ¿robado en el gimnasio?


Soy un poco paranoico. No, en realidad soy BASTANTE paranoico. Soy de esos tíos que siempre están alerta sospechando de que le van a robar, y no es en vano, en el Metro ya he pillado (y denunciado) a varios carteristas, además de detectar un atraco. Soy así.

Pues bien, la historia de hoy es totalmente real. Ha ocurrido hace menos de hora y media. Estaba en mi gimnasio, en la zona de máquinas (esas en las que parece que estás entre esquiando y subiendo escalones). Coloqué con cuidado el Samsuns Galaxy S3 y activé MX Player, me quedaba la mitad de la peli "El invitado".

Toda esa tranquilidad se rompió cuando un aviso en pantalla me puso en estado de pánico: "Conectado a Wifi AndroidAP".

Os pongo en antecedentes, en mi mochila siempre llevo el Samsung Galaxy S en modo Tethering. Siempre que estoy en la calle está compartiendo su conexión de datos vía Wifi, y la SSID se llama "Android AP". Cuando estoy entrenando el Galaxy S está en la taquilla, en el sótano, que es donde están la zona de duchas y taquillas, a cierta profundidad.

Lo que pensé es: alguien me ha abierto la taquilla y se ha llevado la mochila con el Galaxy S, y se ve que al salir a la calle ha pasado por la zona de entrenamiento y mi SGS3 ha pillado el Wifi, ¿qué otra explicación había?, ¡es IMPOSIBLE que el Wifi llegara desde el sótano, imposible!, además, nunca me había pasado.

Imaginaros la situación, no me preocupara que alguien se llevara mi mochila, con mis tarjetas, unos 50 Euros y por supuesto ¡mi ropa limpia!. No, me tocaba las narices que alguien me hubiera quitado el Galaxy S con mi bono de 3 GB (creo que este último párrafo lo debo añadir a mi definición de MEEK).

Pero un poco de sentido común entró en mi cabeza: "¡pero cómo te van a robar, hombre!, quizás hay otra SSID con el mismo nombre, que es el genérico de los Android, o quizás has pillado de casualidad el Wifi". Pero aquellos pensamientos tranquilizadores no me tranquilizaban, me conozco y sé que no iba a estar tranquilo hasta ver que todo estaba en orden.

Dejé mi ejercicio y bajé a las taquillas. Un tipo viejo y en gallumbos estaba sentado al lado de mi taquilla hablando con otros. El candado seguía en su sitio, todo en orden. Fin de la paranoia. Podía volver a sumergirme en el mundo de espías y agentes corruptos.

9 comentarios:

  1. Menos mal, al final tuviste mucha suerte, a mi me daría un buen susto que me pasara eso!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:52 p. m.

    Uno de los inconvenientes que encuentro a la hora de comprar un smartphone de última generación es el riesgo que conlleva el que te lo roben, ya sea al descuido o con violencia. He oído que en las grandes ciudades hay gente que te lo quita de la mano mientras hablas y salen corriendo.
    El S ahora mismo juega en categorías inferiores, pero que precauciones tomas con el S3?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:22 p. m.

    Quizás te pueda interesar este nuevo juguete para blogers... Eso si, sería otro cacharro más con el que cargar.

    César

    http://www.gizmodo.es/2012/07/10/zoom-q2hd-la-nueva-generacion-de-camaras-para-periodistas-blogueros-y-otras-gentes-de-mal-vivir.html

    ResponderEliminar
  4. Y ya cambiaste el SSID, no?

    ResponderEliminar
  5. Y ya cambiaste el SSID, no?

    ResponderEliminar
  6. «Uno de los inconvenientes que encuentro a la hora de comprar un smartphone de última generación es el riesgo que conlleva el que te lo roben, ya sea al descuido o con violencia.»

    La verdad es que hay que tener cuidado con casi todo hoy en día tal y como están las cosas. En mi caso, mis dos cacharros (iPhone4S e iPad3) tienen un seguro a todo riesgo por 3 años. Aparte de ésto, el servicio de localización está siempre activado, la nube se encarga de sincronizar todo lo que hago, está configurado para formatear el contenido a los 10 intentos fallidos en la contraseña de desbloqueo, y si no fuera bastante con ésto, al primer intento fallido de desbloqueo, hace una foto del chorizo en cuestión que me llega por email.

    Si ésto no roza la categoría de profesional de la paranoia, creo que poquito falta. De todas formas, en caso de que me roben, siempre podré contar con esa tranquilidad dentro del perjuicio y la movida que me ocasionaría perder uno de mis queridos trastos del día a día.

    Menos mal que todo ha quedado en un mal susto, Julio.

    PD: sigo a la espera de poder leer Manifiesto de movilidad acabado. No es que quiera meterte prisa, pero lo dejaste en una parte interesantísima.

    ¡Ánimo!. :D

    ResponderEliminar
  7. Hola Amarquez, me estoy pegando una currada de las buenas con el relato, 14.000 palabras y me queda tela... gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que todos los Meeks tenemos ese punto de paranoides, yo soy de esos que siempre se toca el bolsillo para verificar que el móvil sigue ahí
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Tolerancia cero con las faltas de respeto, palabras malsonantes y comentarios denigrantes sobre la sublime saga de Stars Wars..